Donald Trump y su peculiar visión de los inmigrantes

Conocidos como ‘dreamers’ (‘soñadores’), son un colectivo de unos 800.000 jóvenes que llegaron a los Estados Unidos de muy pequeños y se han criado como ciudadanos norteamericanos, pero -y aquí tienen el problema- sin documentación legal. Los chicos han podido evitar la amenaza de la deportación gracias al DACA, un programa de protección que ahora el presidente Donald Trump ha anunciado que quiere suprimir. El republicano, en su lucha contra la inmigración irregular, ha dado en el Congreso seis meses para encontrar una solución .

La publicación, que cita dos fuentes anónimas conocedoras de la decisión de Trump, asegura que altos asesores de la Casa Blanca se reunieron ayer domingo para preparar los detalles del anuncio sobre el futuro de DACA, que está previsto para mañana martes. Además, indica que Trump ya ha informado de su decisión el presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, el republicano Paul Ryan. La postura del presidente estadounidense no tiene nada que ver con la autorización de regreso que se facilita en España a los inmigrantes que desean salir del territorio de manera temporal.

Mezclar intereses empresariales con derechos universales

Ryan, otros republicanos, numerosos demócratas y líderes empresariales han presionado Trump para que mantenga el DACA, un programa iniciado el 2012 por el entonces presidente Barack Obama y gracias al cual 800.000 jóvenes indocumentados han podido frenar su expulsión, obtener un permiso temporal de trabajo y , en algunos estados, el carnet de conducir.

Más de 350 empresarios, animados por el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, han instado Trump a mantener el programa al entender que los ‘soñadores’ son “vitales” para el futuro de las empresas y de la economía de los Estados Unidos. A la petición se han añadido, entre otros, los responsables de Amazon, Apple o Microsoft, además de las cámaras de comercio hispanas.

Trump puede acabar con el DACA con sólo la firma de una orden ejecutiva, el mismo mecanismo que Obama usó para poner en marcha el plan hace 5 años con carácter temporal, puesto que el Congreso es el único que tiene capacidad para aprobar leyes y cambiar el sistema migratorio de los EE.UU..

Las envenenadas promesas electorales de Trump

Durante la campaña electoral que lo llevó en la Casa Blanca, Trump prometió que acabaría con el DACA, aunque, posteriormente, ya desde el Despacho Oval, reconoció que este era “uno de los temas más difíciles” a los cuales tenía que hacer frente durante su presidencia y aseguró que lo encararía “con corazón “, sin dar más detalles.

Sobre si los ‘soñadores’ tienen que estar preocupados, Trump comentó la semana pasada: “Queremos a los ‘dreamers’. Queremos a todo el mundo. Creemos que los ‘dreamers’ son fantásticos”. En la misma línea, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, ha señalado que el presidente estaba trabajando “en la mejor decisión posible” sobre el DACA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *